Roussillon, claves para entender la zona vitícola.

 “La vigne, le vin sont de grands mystères. Seule, dans le règne végétal, la vigne nous rend intelligible ce qu’est la véritable saveur de la terre” Colette, escritora francesa. “La viña, el vino son grandes misterios. Solo, en el reino vegetal, la viña nos hace inteligible el verdadero sabor de la tierra”.

En algunos lugares del planeta, muy pocos, el clima, la naturaleza alrededor y la amabilidad genuina de las personas que los habitan convierten estas regiones en el paraíso. Esta es mi sensación ya desde el autobús, donde un grupo de amantes (del vino) nos dirigimos a visitar un Domaine (bodega) en la preciosa zona de producción del Roussillon.

El mar brilla en miles de puntos de luz en la radiante mañana primaveral. A lo lejos los Pirineos retan al cielo con su vigorosa musculatura de piedra y hielo. Las vides ejecutan su performance anual, transformar agua y luz en uvas, en el mejor de los escenarios creados jamas. La belleza nos rodea perfectamente organizada, como solo los franceses saben hacerlo.

Llegamos a nuestro destino, el Domaine de Besombes Singla. El propietario, Damien de Besombes Singla, nos recibe con amabilidad y, contento con nuestra visita, nos enseña sus dominios. Las cepas descansan rodeando la masía, una construcción que pertenece a la familia desde 1760. Está orgulloso de defender un legado. Su filosofía es la de contemplar el trabajo desarrollado por sus ancestros, comprenderlo, aprenderlo y lograr desarrollarlo para poder elaborar los mejores vinos posibles. Para ello he tenido que realizar grandes obras de rehabilitación y mejora de la bodega y de las instalaciones. Una pequeña capilla en obras a la puerta de la bodega da fe de las continuas mejoras de la propiedad. Damien posee 50 hectáreas, todas en el Roussillon, en tres “terroirs” diferentes:

  • el el valle de l´Agly, a los pies de Corbieres, dentro de los límites de la propiedad que rodea la Masía de Saint Michel, de tierra roja, formada por suelos pedregosos argilo-calcáreos con esquisto.
  • en les Aspres, el corazón del Roussillon, en el municipio de Camelas, a la sombra del Mont Canigou, sobre suelos claros de esquisto blanco.
  • El viñedo de Saint Laurent de la Salanque, entre el río Agly y el mar. Los suelos son limosos con arena y arcilla.

El interior de la bodega sorprende por la cantidad de contenedores diferentes para fermentación y crianza. Barricas y fudres de varios tamaños, depósitos de hormigón, de acero y de fibra de vidrio, también de diferentes tamaños, botellas con formas extrañas, todo nos habla de las distintas pruebas y experimentos realizados anualmente en busca de la excelencia.

El entorno es paradisíaco, rodeados de bosque, viñedos y la presencia lejana de las altas montañas. A la entrada de la bodega un grupo de vignerones (elaboradores de vino con sus propias uvas) del Roussillon nos invitan a degustar sus elaboraciones. Bebemos felices los deliciosos líquidos conscientes de nuestra suerte. Terminada la degustación empieza la barbacoa. Primero caracoles de campo a la brasa, fantásticos. A eso le siguen todas las delicias gastronómicas de la región: embutidos, costillas, etc. El clima, perfecto, nos acompaña en la tarde estática. Sin embargo lo mejor estaba por venir. Los anfitriones reían por lo bajo diciendo que iba a ser una tarde de sorpresas.

La primera fueron los vinos dulces. Empezaron a sacarnos la artillería pesada. Vinos dulces con AOC Rivasaltes de viejas añadas. Ante nosotros abren botellas de 1978, 1969, 1965 y 1949. Un periodista de Wine Economics, el más anciano de los invitados nos dice, levantando la copa para brindar.

Anciano Periodista- mi mujer y yo nacimos los dos en 1949. Brindo con este vino que tiene la misma edad que yo.

El vino más viejo tenía la misma edad que el invitado más mayor. Las sorpresas no habían terminado. De repente oímos un ruido conocido pero inusual. En medio del campo, al lado de la masía, aterriza un helicóptero. El anfitrión nos dice que tiene una entrevista importante con un político. Todos los vignerones ríen ante nuestra sorpresa y la broma de Damien. En realidad el helicóptero es para nosotros, nos van a llevar a dar una vuelta por los viñedos. En grupos de 3 montamos en el aparato volador y ascendemos por encima de la casa, de los viñedos, de los minúsculos coches de la carretera. Vemos los bosques domesticados, las ceñudas montañas, el mar a lo lejos, centelleante. Un día mágico, si por mágico entendemos inusual y lleno de sorpresas únicas. No podemos sentirnos más halagados, más unidos a esta tierra y estas personas tan amistosas, más felices en este entorno bendito.

Muchas gracias a todos por habernos regalado un momento indestructible.

Claves para entender la zona vitícola del Roussillon.

El departamento de los Pirineos Orientales (sur-este de Francia, frontera con España), conocido como Russillon, es la 9 zona productiva en el ranking francés, con el 2% del volumen de producción nacional. Destaca la producción de vinos dulces (80% de la producción total francesa).

Las 20.904 hectáreas en producción en 2017 acogen 14 AOP (denominaciones de origen, 9 para vinos secos y 5 para vinos dulces fortificados) y 3 IPG (indicación geográfica protegida).

La propiedad está repartida en 2.200 familias (la media de propiedad de viñedo es de 10 hectáreas). Existen 25 cooperativas y 360 productores privados.

Climas y Suelos.

El clima es típicamente mediterráneo, con veranos cálidos y secos y otoños e inviernos templados. El promedio de horas de sol anuales ronda las 2530 (316 días al año). Llueve entre 500 y 600 milímetros anuales, especialmente en otoño, en violentas tormentas, en las cuales el agua se pierde por la ladera. Uno de cada dos días la zona es azotada por el viento, existen 13 diferentes, incluyendo los conocidos Tramontana y Marinade.

La creación de los suelos, con la aparición de lo Pirineos y continuas transformaciones geológicas, forman un mosaico completamente diferente dentro de la misma denominación, dando lugar a una gran multitud de diferentes terroirs, dando una diversidad única en el mundo.

Las variedades son las típicamente mediterráneas (hablare de ellas con cada tipo de vino) destacando la Carignan (blanca y tinta) la Grenache (blanca, tinta y gris), Mourvèdre, Syrah, Cinsault como tintas y Marsanne, Roussanne, Muscat á petits-grains y Macabeu en blancas, aunque existen otras únicas de la región como la Malvoise du Roussillon o la Lladoner Pelut.

Vinos secos.

Blancos: elaborados con contacto con la piel o prensado directo. Un envejecimiento en madera es bastante frecuente.

Rosados: por sangrado (maceración con la pieles) o prensado directo.

Tintos: existen muchos tipos, dando una gran variedad de vinos con diferentes gustos y texturas. Tradicionalmente era normal la maceración carbónica para los vinos jóvenes (especialmente para los elaborados con Carignan), y envejecimiento en grandes tanques. Ahora cada vez es más habitual utilizar barricas de roble, con una crianza media de dos años.

Rancios: IPG Côtes Catalanes y Côte Vemeille tintos, rosados o blancos. Las únicas variedades permitidas para elaborar rancio son: Carignan (tinta y blanca), Cinsault, Grenache (blanca, gris y tinta), Mourvedre y las uvas blancas Macabeu, Tourbat y Muscat de Alejandría o petits grains.

Son vinos secos porque todo el azúcar ha sido transformado en alcohol durante la fermentación. La calificación de rancio la consiguen con una crianza con exposición al oxígeno de, como mínimo, 5 años, en los que adquirirá los particulares aromas y gusto del vino rancio. En color varía hacia el ámbar profundo con característicos matices verdosos.

9 AOP VINOS SECOS

Collioure (blanco, rosado, tinto)

Côtes du Roussillon (blanco, rosado, tinto)

Côtes du Roussillon Villages (tinto)

Côtes du Roussillon Villages Les Aspres (tinto)

Côtes du Roussillon Villages Caramany (tinto)

Côtes du Roussillon Villages Latour de France (tinto)

Côtes du Roussillon Villages Lesquerde (tinto)

Côtes du Roussillon Villages Tautavel (tinto)

Maury Sec (tinto)

3 IPG VINOS SECOS

Côtes Catalanes (blanco, rosado, tinto y Rancio)

Côte Vermeille (blanco, rosado, tinto y Rancio)

IPG d’Oc (blanco, rosado y tinto)

Vinos fortificados o Vinos Dulces Naturales.

Los vinos dulces naturales (VDN) son vinos dulces conseguidos con la técnica de fortificación o “mutage”. La operación consiste en añadir alcohol neutro de gran pureza al mosto durante el proceso de fermentación. Cuando el mosto fermentando tiene la cantidad de azúcar que quiere el elaborador en el vino final, añade el alcohol, creando un medio tóxico para las levaduras, que mueren sin acabar de consumir todo el azúcar. El azúcar no consumido, conocido como azúcar residual, hace que el vino sea dulce. El proceso de fortificación permite preservar parte del dulzor propio de la fruta (no hay azúcar añadido). Las uvas han de tener un potencial volumétrico de alcohol mínimo de 14,5º (una buena maduración en la cepa).

Las variedades permitidas para elaborar VDN son: Grenache (tinta, blanca y gris), Macabeu, Malvoisie du Roussillon y Muscats (de Alejandría y de grano menudo). Los VDN tintos solo se elaboran con Grenache tinta (es raro pero está permitido en pequeñas cantidades con Carignan).

La técnica del “mutage” puede realizarse en dos momento:

Mutage o fortificación en la fase líquida: el alcohol se añade para detener la fermentación y dejar azúcar residual.

Mutage o fortificación en el Marc o en las uvas: para obtener un vino concentrado, con mucho color, aromas y estructura el elaborador puede añadir el alcohol directamente a las uvas, seguido de una maceración de mínimo dos semanas y hasta más de tres.

Envejecimiento de los VDN.

Jóvenes: elaborados y embotellados para consumo inmediato.

Ambré o Tuilé: envejecidos en contacto con el oxígeno, generalmente en barricas, fudres o tanques, normalmente por 36 meses, aunque son vinos eternos y pueden pasar 20 años o más.

Hors d´Age (fuera de calificación, vinos muy viejos): vinos con crianza oxidativa superior a 5 años. La mención de “Rancio”, caracterizado por los aromas de frutos secos, significa que el vino ha sido sometido a procesos de crianza específicos por al menos 5 años.

Una de las técnicas para acelerar el proceso de oxidación es criar los vinos en damajuanas en el exterior, al sol, durante un año. Posteriormente el vino se introduce en barrica para continuar su envejecimiento.

5 AOP VINOS DULCES FORTIFICADOS (VDN)

Rivesaltes (Ambré = ambar, Grenat =granate , Tuilé = tawny=atigrado,

Rosé=rosado, Hors d’Age = muy viejo (mínimo 5 años), Rancio)

Maury (White, Ambré, Grenat, Tuilé, Rosé, Hors d’Age,

Rancio)

Banyuls (White, Rosé, Rimage=crianza sin oxígeno en botella, amber, tawny, Hors d’Age, Rancio)

Banyuls Grand Cru (Tuilé)

Muscat de Rivesaltes (White)

TERROARISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *