Mi dulce semana en Languedoc. Introducción a las AOC. La excelencia del terroir.

« Il y a des vins de grappes et des vins de racines. Les premiers espèrent tout du ciel, les seconds trouvent leur vérité dans la terre. J’aime ces vins de terroir ! » Jean-Marc Brocard.

“Existen vinos de racimos y vinos de raíces. Los primeros esperan todo del cielo, los segundos encuentran su verdad en la tierra. Yo amo estos vinos de terroir!”. Jean-Marc Brocard, vigneron francés.

Empieza la (dulce) semana. Prácticamente todos los días van a tener la misma rutina. Cuando nos levantamos nos están esperando unos 200 vinos sobre las mesas de cata de las AOC (denominaciones de origen) seleccionadas. Los vinos no se repiten de un día para otro sino que cada día hay una selección de vinos de diferentes AOC. Catamos todo lo que podemos hasta la siguiente actividad; una master class, algún taller relacionado con la gastronomía y el vino o una visita para dar un paseo por los viñedos, siempre de la mano de los vignerons (palabra de dificultosa traducción, son las personas que cuidan del campo y elaboran el vino de sus propias uvas). Vuelta al hotel, un poco de descanso, ropa limpia y rematamos los días con una “soirée” deliciosa palabra que significa fiesta por la noche.

En las mesas de cata. encontramos todos los vinos tapados, identificados por un número nada más, protegidos por un cartel con el nombre de la denominación e . Catamos los vinos sin vernos influidos por la etiqueta. En la mesa de entrada un miembro de la organización te ofrece una tablet. La información detallada de cada vino, buscas el número y tienen es nombre de la bodega, elaboración, etc. Un arduo trabajo diario de vestir las botellas y actualizar la información. Catamos con orden y profesionalidad hasta la master class, necesaria introducción para entender un poco mejor el archipiélago de pequeñas denominaciones y como se asciende en la escala jerárquica de calidad en el Universo Languedoc.

IMG_2528

 

 

 

Introducción a las AOC de Languedoc; ponente: Jérôme Villaret, Délégué Général du CIVL.

La historia del Languedoc empezó hace 80 años con el reconocimiento de apelación a Frontignac y siguió con el reconocimiento como VDQS (Vins De Qualité Supérieure) a varias zonas de produccion entre 1945 y 1960 (Faugètes, Saint-chinian) pero es a partir de 1985, cuando la apelación Coteaux de Languedoc se convierte en una AOC, cuando se produce el gran cambio. La AOC dispone de un viñedo extenso, de unas 40.000 hectáreas, y, con pocas excepciones, volcado en la producción de gran volumen y de vino de mesa de bajo precio. Una serie de vignerones se dan cuanta de la gran calidad de sus viñedos y de la posibilidad de elaborar vinos de alta gama a la vez que les sorprende la fragilidad de estos terroirs de excepción. O consiguen ser considerados lugares capaces de producción de vinos de calidad o están condenados a desaparecer. Trabajan en la protección de este viñedo y en 2007 consiguen la AOC Languedoc. En este momento ya se producen vinos de bajo precio como vinos de mesa o amparados por IGP, y vinos protegidos por las denominaciones más pequeñas que se encuentran en la más grande de Languedoc.

Esto presenta un problema. Dentro de la misma denominación hay vinos de 3 euros y vinos de 30, lo cual genera confusión entre los consumidores, que se preguntan ¿por qué este vino es tan caro y este tan barato viniendo del mismo sitio?.

A partir de 2011 elaboran una estrategia para intentar aclarar esta situación. Establecen una estructura de oferta piramidal de calidad. En la parte de abajo estarían lo vinos de calidad, buenos para conocer la región, amparados por la AOC Languedoc. En la zona intermedia estarían los grandes vinos de Langudoc, vinos de fuerte personalidad, reflejo de la tipicidad de cada zona y de su terroir. En lo alto de la pirámide estarían las denominaciones más pequeñas, los grandes emplazamientos, con vinos de excepción, para iniciados que buscan grandes vinos.

IMG_2359-1

Para conseguir la denominación comunal hay que trabajar sobre la calidad al menos 10 años y cumplir una serie de principios que han de ser respetados:

  • La delimitación de la región debe ser pequeña.
  • Condiciones de producción muy exigentes (muy bajas producciones, más pies de viñas por parcela para fomentar la competencia, etc.)
  • Las viñas han de estar todas en la misma zona.
  • Cada AOC comunal tiene su propia reglamentación (Cahier de charges).
  • Deben tener un máximo de diez pueblos (communes) en la zona amparada.

El trabajo va dirigido a la protección de estos terrenos de gran calidad que sin la denominación communal correrían el riesgo de desaparecer. En los próximos años aparecerán 36 nuevas AOC. Hoy son vinos calificados Languedoc, pero trabajando junto a los vignerones, movilizados por el mismo objetivo, serán los grandes vinos del mañana.

Un ejemplo es Minervois. En pocos años aparecerán dos nuevas denominaciones comunales muchos más pequeñas dentro la actual AOC Minervois, Laure Minervois y Minervois Cazelle.

IMG_2361

Una aclaración. Aunque esta denominación habla de crus cuando se refiere a sus mejores terroirs y a sus denominaciones más pequeñas, en la etiqueta no puede aparecer la palabra cru. Esta denominación pertenece en exclusiva a los grandes vinos de Burdeos y Borgoña.

Para acabar, una última foto. En ella aparecen todos los vinos elaborados en la zona, amparados por diferentes apelaciones según el tipo de terroir. Un mismo productor elabora vinos de AOC regional, IGP y de cru, ademas de elaboraciones originales fuera de denominación. Libertad y transparencia.

IMG_2363

 

Palabras que hay que conocer (para no parecer un pardillo):

Château: es un término utilizado desde el siglo XlX, en particular en la región de Burdeos pero no exclusivamente, para identificar una explotación vitícola. Está denominación se beneficia de una protección europea como “mención tradicional”. El régimen en vigor en la actualidad viene fijado en el artículo 7 del decreto del 4 de mayo de 2012.

Para poder ostentar la palabra château en la etiqueta debe cumplir:

1º el vino debe proceder de una AOC.

2º las uvas deben proceder de una parcela de la explotación.

3º la vinificación se realiza en al explotación.

Domaine: ley del 30 de septiembre de 1949. Para poder utilizar el término domine en una etiqueta se han de cumplir tres condiciones:

1º El vino debe provenir es un vino con denominación, viene de una AOC.

2º Habrá diso producido en una explotación agrícola.

3º El nombre hará referencia solo a la producción de la explotación.

AOC: appellation d´origine contrôle. Es una denominación de origen protegida que garantiza que el producto viene de una zona determinada y ha sido elaborado de acuerdo con la tradición y los conocimientos locales. El origen de las AOC está directamente relacionado con la noción de terroir.