La Región del Valle del Loira.

La región vinícola del Valle del Loira es la tercera más grande de Francia con unas 70.000 hectáreas de viñedo. A lo largo del río y desde la parte central, se van sucediendo las 69 denominaciones de origen amparadas en la región, además de una gran cantidad de vinos del país. Existen cerca de 7.000 explotaciones que generan unos 25.000 empleos directos.

Caracterizada por  grandes diferencias, tanto de clima como de suelos, produce una gran variedad de vinos, dando lugar a vinos tranquilos secos, rosados, blancos y tintos, vinos dulces de altísima calidad, de vendimias tardías o con botritis y vinos espumosos.

Dentro de la gran cantidad de variedades amparadas destacamos las siguientes.

Vinos blancos:

  • Melón de Borgoña 37%
  • Chenin Blanc 28%
  • Sauvignon 18%
  • Folle Blanche 8%
  • Chardonnay 4%

Vinos tintos:

  • Cabernet Franc 44%
  • Gamay 25%
  • Grolleau 14%
  • Cabernet Sauvignon 6%
  • Pinot Noir 4%

Alguna de estas variedades, según su procedencia , da vinos de reconocido prestigio internacional.

Sauvingnon blanc.

Aunque esta variedad la podemos encontrar en varias denominaciones en el curso medio del río, dos son las que producen vinos de talla mundial donde es capaz de expresarse en toda su complejidad y desarrollar su enorme potencial. Estas dos denominaciones son Sancerre y Pouilli Fumee.

LA A.O.P. SANCERRE

La A.O.P. Sancerre se encuentra a la orilla izquierda del río, al este del Valle del Loira y en el centro de Francia. El clima es continental, con frecuentes heladas primaverales, algo suavizadas por la cercanía del río y por los bosques de alrededor. Los suelos pueden clasificarse en tres categorías.

  1. Al oeste, alrededor de Menetou-Salon encontramos suelos blancos con arcilla y calcáreos con subsuelos de marga (tipo de roca sedimentaria compuesta principalmente de calcita y arcilla) que dan vinos con más cuerpo y más poderosos de sabor.
  2. Cerca de la ciudad de Sancerre el suelo es de grava mezclado con caliza, lo que da vinos más delicados y perfumados.
  3. El tercero, justo alrededor de la ciudad, posee depósitos de silex, que da a los vinos un perfil mineral característico.

Están acogidas a la denominación unas 2.600 hectáreas entre blancos y tintos. Las variedades permitidas son Sauvignon Blanc y Pinot Noir.

Pouilly Fumeé.

Con la misma latitud que su vecino Sancerre pero a la orilla derecha del río. El clima es continental, con veranos calurosos y riesgo de heladas en primavera. Encontramos cuatro tipos de suelos:

 

  • Arcilla con sílex con nombre local de sílex.
  • Suelo pedregoso calizo llamado caillottes con diferente tamaños de las piedras. Si las piedras son de mas de 10 centímetros se llaman Barrois, si son mñas pequeñas Villiers. Esta diferencia del tamaño de las piedras da diferentes características sensoriales al vino marcando su carácter.
  • Margas con pequeños trozos de concha de ostras. El nombre local es terres blanches( tierras blancas).

Están amparadas por la denominación 1200 hectareas.

Existe una denominación llamada Pouilly sur Loire, más pequeña , y también con una única variedad blanca conocida como Chasselas

Cata de sauvignon blanc.

  • Sancerre 2012: La nota común a todos los Sancerre es su elegancia y su elevada acidez, más integrada cuanto más tiempo pase en botella. El vino de la reciente añada es joven y fresco, con fruta blanca , flores blancas, la presencia imborrable de su acidez y un posgusto largo y mineral. Fácil de beber, parece demasido joven y que necesita tiempo.
  • Sancerre 2011: Sigue siendo elegante y con una gran acidez, pero los aromas no se despliegan con la alegría del joven, parece mucho más confuso. Necesita más tiempo.
  • Sancerre 2010: Los aromas son nítidos y de calidad, complejo, con flores, cítricos y una curiosa nota de vainilla. Se percibe claramente la nota mineral, como de piedra mojada o silex, y un componente vegetal muy sútil. Entrada elegante y fresca, la fruta franca y sútil, manzana fresca, cítricos, pétalos de rosas secos y un largo posgusto mineral. La acidez sostiene la complejidad y aporta una frescura que invita a seguir bebiendo. La cima de la sauvignon.
  • Sancerre 2009: Aromas complejos y penetrantes, néctar de flores con matices dulces, vainilla, piedra mojada, corteza de naranja. Fragante y embriagador. Elegante, con un buen cuerpo en la entrada, estalla la acidez cítrica y de manzana más madura, con flores secas y un largo y fascinante posgusto mineral y avainillado que da paso a la nota de boj o espárrago tan característica de esta variedad. Perfecto ejemplo de como puede envejecer la sauvignon.
  •  
  •  Pouilly Fumé 2012: Algo menos expresivo en nariz su mayor característica y gran diferencia con el vecino Sancerre es la presencia dominante del aroma vegetal que tanto recuerda al esparrago. Tímidas flores blancas acompañan este aroma vegetal y la presencia de los cítricos.La acidez es mordiente, muy elevada, marca el paso de boca un tanto agresivo pero agradable para los que amamos la acidez en los vinos. El posgusto es largo, con la acidez siempre en primer plano acompañando a la frangente e intena nota vegetal.
  •  Pouilly Fumé 2011: Aromas mas nítidos e interesantes nos acercan a la idea de que esta mucho mejor con una año en botella. Flores y cítricos son más intensos, dentro de su timidez, y la nota vegetal sigue siendo dominante pero más envolvente. La acidez sigue siendo la nota dominante, pero mucho mas integrada, permitieno el desarrollo de las notas florales y cítricas. Largo y agradable posgusto vegetal.
  •  Pouilly Fumé 2010: El vino va ganando en complejidad pero sobre todo en armonía. Su pujante fuerza juvenil va dando paso a notas más integradas, formando un todo mucho más compacto, donde todos los aromas se aprecian sin estridencia. La nota vegetal es el escenario donde se desarrollan unas flores muy aromáticas, hierbas de olor, manzana y cítricos.  La acidez sigue alta, pero permite espacios en la boca donde encontrar los sabores de fruta y ese largo posgusto vegetal, pero mucho más redondo y equilibrado.
  •  Pouilly Fumé 2009: Mismas impresiones que el 2010 pero más equilibradas. Vino potente, en su esplendor, largo, intenso, redondo. Impresionante. Hace de el aparente defecto de la alta acidez una virtud. Las notas vegetales de espárrago te acompañan largo rato.

Como reflexión final diremos que los vinos de Sancerre son más elegantes y equilibrados, muy expresivos y minerales. Los de Pouilly Fumé son algo más agresivos, con su altísima acidez y las notas vegetales. Ambos, cada uno con sus características, representan la más alta expresión de la variedad sauvingon blanc en el mundo.

Terroarista

  • Miss Arlanza

    Primero, por fin me acuerdo de que primero he de registrarme …. 8-P
    Aún no sé cuándo, pero el viaje que has descrito es uno de los que tengo programados. Aprovechando que ya has hecho labor de campo, utilizaré tus datos y, así, tendré una referencia de confianza. Gracias.