“Comprender el vino, la viña y la biodinámica” de Nicolas Joly

 

Nicolas Joly (la traducción del nombre sería Nicolas “el agradable”) es el líder indiscutible de una nueva forma de elaborar el vino. Defensor de la biodinámica a la hora de cuidar y explotar el viñedo, este gran comunicador da conferencias por todo el mundo, escribe libros, crea asociaciones para la defensa de las características de las diferentes denominaciones de origen y elabora un vino blanco mítico, buenísimo, diferente, en la zona de Savennieres.

 

Es importante saber que la Coulée de Serrant es uno de los mejores vinos blancos del mundo. Nicolás, después de una etapa como hombre de negocios especialista en inversiones volvió a la hacienda familiar a elaborar vino. En el libro nos cuenta el proceso de como empezó a notar el empobrecimiento del suelo al utilizar las técnicas modernas de viticultura. Cómo el uso de herbicidas y de fertilizantes desnaturaliza el lugar de procedencia y hace perder el potencial de cada terrior. Las viñas perdían su singularidad y su forma de expresión única. En un momento dado cae en sus manos un libro de Rudolf Steiner, creador de la biodinámica y, lo devora. Se obsesiona con la idea de una nueva forma de entender e interpretar la viña.

Transforma el viñedo completamente utilizando la viticultura biodinámica. Los resultados ahí están.

Es un libro didáctico, que nos muestra, sin duda alguna,  porque los vinos comerciales son todos iguales, cuales son los problemas actuales del vino, cual sería el mejor método de actuar.

La idea central del libro es la siguiente:

En el viejo mundo  (el habla de Francia pero vale igual para España e Italia) solo nos puede diferenciar y hacer atractivos para el consumidor la singularidad de nuestro terroir y nuestra forma de entender dicho terroir. Si solo sabemos hacer vinos estándar, las grandes extensiones de viñedo del nuevo mundo ( California, Chile, Australia, Sudafrica y otros) se harán con el mercado , ya que producen la misma calidad a precios mas bajos. La forma de actuar es clara, explotar las diferencias de nuestro terroir único con un cultivo de ensalce dichas características.

La primera parte nos muestra cuales son los problemas actuales de los viñedos europeos, la pérdida de autenticidad y la locura de utilizar ayuda química para resolver todos los problemas que se presentan.

La segunda parte del libro trata de que es la biodinámica y los preparados que utiliza. Nos cuenta la energía particular de cada zona, las diferentes formas que puede adoptar…. es bastante complicado y un tanto místico, pero interesante.

 
Como consumidores extraemos la siguientes conclusiones:

Un vino singular y de baja producción es siempre un poco más caro.

Los vinos estandarizados no son malos, no presentan defectos, pero la mayoría de las veces sus virtudes están logradas a base de trabajo en la bodega, utilizando levaduras comerciales y métodos agresivos de vinificación que los hacen perder su distintivo de origen.

Un vino elaborado con cuidado, respetando las peculiaridades del terreno y de su origen, elaborado con levaduras autóctonas y sin agresivas técnicas enológicas no es necesariamente bueno, pero si original y auténtico. Digamos que hacer las cosas bien no garantizan que el vino sea bueno, pero si las haces mal si garantiza que el vino sea mediocre.

Al comprar un vino, si vemos que los productores han cuidado el viñedo y se han esforzado en tratarlo de la forma más natural posible, que han intentado interpretar la zona y mantener sus virtudes seguimos sin la garantía de saber si nos va a gustar (puede que no tengan talento) pero si de que se ha hecho ese esfuerzo de identificación con el origen.

Terroarista