Vinos de Galicia. Todas las denominaciones.

Vinos de Galicia

“Frío y calor, otoño o primavera, ¿dónde…donde se encuentra la alegría” Rosalía de Castro, la gran poetisa gallega y universal.

Vinos elaborados en la comunidad autónoma de Galicia.

Galicia se encuentra en el extremo noroeste de España y tiene cuatro provincias: Orense, Pontevedra, Lugo y La Coruña.

Ubicada a lo largo de la costa Atlántica, Galicia tiene un clima muy húmedo con una pluviosidad media de más de 1.300 mm al año. Las más de 2.000 horas de insolación que recibe la región ayuda a la alta humedad de la zona (por evaporación). La cadena montañosa Sierra de los Ancares forma el límite con Castilla y León al este y el río Miño forma parte de la frontera con Portugal al sur. La cercanía de la región con Portugal y su aislamiento con el resto de España marcó la influencia en el estilo de vinos de Galicia, siendo muchos de ellos más cercanos a los vinos portugueses que al resto de vinos españoles.

La principal riqueza de los vinos gallegos es la originalidad y tipicidad de sus variedades de uva, perfectamente adaptadas al entorno. La superficie de cultivo de viñas esta tremendamente atomizada entre los viticultores. La mayoría de estas explotaciones son tan pequeñas que no resultaban rentables. Era impensable arrancar las viñas viejas para poner otras variedades más productivas o más de moda, puesto que nunca se iba a recuperar el dinero invertido. Por esta razón, y alguna más del tipo socio-cultural, las viñas de las pequeñas explotaciones familiares se mantuvieron, permitiendo mantener el formidable patrimonio genético de la zona.

Galicia tiene cinco denominaciones de origen.

Ribeiro

Un poco de Geografía (humana).

La denominación está enclavada en la parte noroccidental de la provincia de Ourense. Su particular ubicación a tan solo 45 kilómetros del océano Atlántico haría prever una marcado clima influido por el océano, sin embargo la denominación está custodiada por una cadena montañosa que limita el paso de las corrientes de aire oceánicas disminuyendo su influencia dando lugar a un clima de transición mediterránea y atlántico. Los veranos son muy cálidos, siendo normal llegar y pasar de los 40 grados, con un importante salto de temperatura entre el día y la noche que puede llegar a ser de 20 grados. La pluviometría es media, o era, este año no ha empezado a llover, siendo la media de los últimos años de 900 milímetros. Algunos veranos es necesario regar.

Son tres valles horadados con paciencia por tres ríos, dando tres subzonas con diferentes características geológicas y climáticas. El río Arnoia, el Miño y el Avia han dado lugar a los valles en cuyas laderas, de suelos bastante pobres, y el llano, de suelos aluviales más ricos, viven y se desarrollan los viñedos. Uno de los suelos mejores para la viticultura es el “sabrego”, compuesto de granito y arena.

Aunque probablemente su gran peculiaridad es la pequeña dimensión de los viñedos, llegando a lo que podríamos denominar minifundio extremo. Desde tiempo remotos la tierra se ha dividido entre todos los hijos, presumiblemente en partes más o menos iguales. Una gran extensión dividida entre cuatro hijos puede dar cuatro parcelas importantes, pero en la siguiente generación estará dividida en 16, si suponemos que todas las familias tienen cuatro descendientes, y en solo 3 generaciones la gran propiedad serán 64 pequeñas parcelas. Es un método habitual utilizado para disgregar la propiedad y disminuir el poder de las grandes familias, evitando la concentración de recursos en pocas manos. En la zona de Ribeiro muchos de los viñedos pertenecían a la iglesia y eran alquilados a diversos rentistas por una o varias generaciones. El alquiler era llamado por voces, una voz, dos, tres y significaba que el alquiler pasaba de padres a hijos el número de voces adquiridas, produciéndose en el arrendamiento la misma partición de tierras que en propiedad en pocas generaciones. Al Ribeiro nunca llegó la concentración parcelaria, la posibilidad de permutar tierras con otros propietarios para hacer más grandes y más rentables las explotaciones.

Un último factor, este psicológico, añade una particularidad diferenciadora a la peculiar idiosincrasia local. Las explotaciones son, eran hasta hace poco, pequeñas parcelas familiares destinadas a proporcionar el vino necesario para el consumo anual. Alguna de las uvas sobrantes podían llegar a venderse pero el trabajo necesario en el viñedo hacían inviables y poco rentables las explotaciones. Esto a dado lugar el progresivo abandono de las viñas y a un envejecimiento preocupante de los viticultores. En la actualidad la edad media de los viticultores de Ribeiro es de 65 años. Y sobre todo está la dificultad de adquirir viñedo, aunque este se encuentre abandonado. Los propietarios son reacios a vender y prefieren dejar perder el viñedo a venderlo a un vecino o primo. Paseando por las lánguidas pendientes puedes ver pequeñas parcelas con viñas bien cuidadas, a unos metros tres líneas de viñedo arrancadas y sin nada, otras cinco líneas de vides en explotación y seguido una parcela con las vides asilvestradas y abandonadas.

Los mejores terrenos son los de pendiente en las laderas de las colinas. La diferencia de altitud va desde los 75 metros hasta casi los 450, dando con ello significativas diferencias térmicas. Más o menos la temperatura baja un grado de media por cada 100 metros ascendidos. Los viñedos en las colinas necesitan menos tratamientos por estar más ventilados, tienen una maduración un poco más lenta, los rendimientos suelen ser menores y las uvas de mayor calidad. Son también los más difíciles de trabajar y, si el objetivo es maximizar la producción, los menos restables. Consecuentemente son los más abandonados. En ellos se ha mantenido el patrimonio genético de las variedades autóctonas.

En la actualidad la denominación ampara 2646 hectáreas de viñedo repartidas en cerca de 5800 viticultores, lo que da idea de lo pequeñas que son las parcelas. De las algo más de 100 bodegas la mayoría son bodegas de “colleteiro”, termino local que designa al elaborador cuya producción es menor de 60.000 litros por año. El colleteiro no pude comprar uvas o vino ya elaborado, solo puede elaborar vinos con uvas procedentes de sus propios viñedos.

Las particularidades climáticas, los suelos y orientaciones diferentes de cada una de las subzonas, el patrimonio genético recuperado en las variedades autóctonas, la increíble atomización del viñedo y las particularidades locales unidas al trabajo bien hecho hacen de esta zona mágica un singular mosaico de terroir.

Clima.

El peculiar clima se ve favorecido por las barreras naturales y su situación meridional en Galicia, que protegen el territorio de borrascas subatlánticas y proporcionan un ecoclima de transición oceánico-mediterráneo, por lo que es húmedo y de temperaturas templadas de 14.5 ºC de media anual. Presenta características intermedias entre los climas oceánico y mediterráneo que permiten que el fruto de las viñas madure, conservando aroma y acidez.

La pluviometría media anual es de 950 mm pero con características que manifiestan la tendencia mediterránea al registrar niveles muy bajos o ausencia de precipitaciones durante tres meses al año, coincidiendo con la época de maduración del fruto.

La insolación es de 1915 horas anuales, con un máximo en el período de julio-agosto correspondiente al 40% del total anual, y un mínimo del 8% en el período diciembre-enero.

Variedades de Uva.

  • Uva blanca: Treixadura (1º en producción), torrontés (2º), godello (3º), albariño, lado, palomino, albilla, macabeo y loureira.

  • Uva tinta: sousón (1º), caiño congo (2º), brencellao (3º) , ferrón, mencía, tempranillo y garnacha tintorera (también llamada alicante bouschet).

Tipos de vinos:

Los vinos de Ribeiro son, por lo general, vinos de mezcla de variedades aunque el Consejo Regulador permite vinos monovarielates.

  • Vinos blancos: 85% de la producción de Riberiro es el más conocido de la Denominación.

  • Vinos tintos: algo menos del 15% de la producción.

  • El vino Tostado del Ribeiro es un vino naturalmente dulce, para su elaboración únicamente se utiliza el mosto procedente de la selección de las mejores uvas convenientemente pasificadas a cubierto.

Las características Físico/Químicas básicas del vino Tostado do Ribeiro son:

  • El grado alcohólico volumétrico adquirido no será inferior de 13% vol.
  • Los azúcares residuales mínimos no serán inferiores a 70 gramos por litro.

La elaboración del vino se realizará exclusivamente con las uvas de las siguientes variedades autóctonas de la Denominación de Origen: Para vino Tostado blanco: Treixadura, Loureira, Torrontés, Godello y Albariño y para vino Tostado tinto: Caíño, Ferrón, Sousón, Brancellao y Mencía.

La vendimia y el secado

La vendimia se realizará cuándo la uva tenga el grado de madurez adecuado, y con el mayor esmero para que ésta se mantenga totalmente sana e íntegra. La recolección será siempre manual y en envases más anchos que altos, de forma que se mantenga el nivel máximo de integridad del fruto, con fácil escurrido y buena ventilación, y con una capacidad máxima de 10 Kilogramos.

El secado de la uva será por pasificación natural a cubierto y a la sombra, durante un tiempo mínimo de 90 días en locales cerrados y ventilados, autorizados por el Consejo Regulador mediante el correspondiente informe técnico favorable. No se podrá ejercer ningún tipo de modificación forzada sobre las condiciones naturales del medio, si bien las características de la localización, orientación y arquitectura deben facilitar corrientes naturales con el fin de extraer el aire húmedo que se genera en los locales dedicados a tal efecto.

El mosto y el vino

La elaboración se realizará exclusivamente a partir de uva pasificada en buen estado sanitario y conforme tradiciones locales, es decir, exclusivamente a partir de la fermentación incompleta del mosto obtenido del prensado, que tendrá un contenido final de azúcares superior los 300 grs./litro.

Este proceso de fermentación alcohólica que pasa el Tostado, debe ser lento y a baja temperatura relativa. El Tostado do Ribeiro pasará un tiempo mínimo de maduración en barrica de roble o cerezo (180 días) y botella (90 días), para conseguir la máxima expresión de sus cualidades organolépticas. Todo el proceso, desde la elaboración al embotellado y etiquetado nunca será inferior a 360 días. El rendimiento máximo es de 40 litros de producto finalizado con destino a embotellado por cada 100 Kilos de uva correctamente pasificada

Rías Baixas.

La historia de la Denominación de Origen “Rías Baixas” comienza en 1980 cuando se recoge en la B.O.E. del 11 de Octubre la Denominación Específica Albariño.

Cuatro años más tarde, el 30 de Abril, se aprueba el Reglamento de la Denominación Específica Albariño y de su Consejo Regulador.

Debido a las necesidades de adaptar la legislación española a la comunitaria, la Consellería de Agricultura, Gandería e Montes, en una Orden del 17 de Marzo de 1988, reconoce la Denominación de Origen Rías Baixas, y el 4 de Julio publica la Orden que aprueba el Reglamento de la Denominación de Origen y de su Consejo Regulador, ratificado en una Orden Ministerial del 28 de Julio de ese mismo año.

En su corta historia, el sector de la Denominación de Origen Rías Baixas supo evolucionar de forma ordenada y con criterio, así pasó, en un período comprendido entre los años 1987 y 2001, respectivamente, de 492 viticultores a 5.059, de 14 a 161 bodegas y de una superficie de viñedo de 237 hectáreas a otra de 2.408

Esa evolución también se refleja en la ampliación de las zonas. En 1988 la Denominación de Origen rías Baixas constaba de 3 subzonas perfectamente individualizadas en la provincia de Pontevedra: Val do Salnés, Condado do Tea y O Rosal. En Octubre de 1996 se incorpora Soutomaior y en Mayo de 2000 se amplía a la Ribeira do Ulla. 

La Denominación de Origen Rías Baixas se extiende por un conjunto de zonas de Galicia que tienen una serie de condiciones físicas comunes que identifican y originan las características de sus vinos.

Se trata de tierras bajas, con altitud generalmente inferior a 300 m., próximas al mar y asociadas a los tramos inferiores de los cursos fluviales, lo que condiciona formalmente las características climáticas de influencia Atlántica que se manifiesta en temperaturas suaves y precipitaciones elevadas y bien repartidas, con un descenso hídrico en los meses de verano.

Clima

Próxima al límite del cultivo de la vid, la Denominación de Origen Rías Baixas está plenamente integrada en la gran región Atlántica cuya divisoria es el trazo de Wagner (Wagner P., 1976). Los vinos de la Denominación son, pues, vinos atlánticos.

En Invierno, las borrascas atlánticas del Oeste y del Sudoeste, con sus frentes cálidos, de aire frecuentemente tropical, traen fuertes precipitaciones y son las determinantes de unas temperaturas suaves y hasta cálidas, con diferencias día-noche muy poco marcadas. Las borrascas del Norte y Noroeste, menos frecuentes, alcanzan las zona ya debilitadas, aportando pocas lluvias. Solamente las invasiones de aire frío del Ártico, o los períodos en que los anticiclones desvían hacia el norte los frentes borrascosos, pueden provocar un descenso de las temperaturas nocturnas suficiente como para que se produzcan heladas. Una idea de la suavidad del invierno nos la proporciona la temperatura media de Enero, el mes más frío del año, que oscila entre los 10 grados de A Guarda y los 9 grados de Frieira. En cuanto a las precipitaciones, la estación es verdaderamente muy lluviosa: 600 mm de los 1.600 mm de media anuales se recogen en invierno.

La Primavera es precoz y lluviosa. Los peligros de origen climático en esta estación son los daños de heladas y el corrimiento de flor. Los riesgos de heladas son nulos en el litoral y van creciendo a medida que nos desplazamos hacia el interior. Los daños por helada están muy condicionados por la orografía muy irregular propia de la D.O. Rías Baixas.

El anticiclón de las Azores se instala sobre el Atlántico occidental a principios de Verano, impidiendo el paso de las perturbaciones, que a lo sumo se deslizan por el borde norte de Galicia.

Las precipitaciones son poco frecuentes y poco abundantes y las temperaturas se mantienen suaves gracias al aire fresco, las tormentas de verano son raras y es bajo el riesgo de granizo. En esta estación se produce una importante sequía edáfica favorecida por el descenso de las precipitaciones, aumento de la temperatura y por unos suelos arenosos que facilitan la infiltración. Retirado el anticiclón, en Otoño las borrascas penetran una tras otra, en una estación de nuevo muy lluviosa.

Condicionada por el minifundismo propio de Galicia, esta Denominación de Origen actualmente cuenta con una superficie de 4.061 hectáreas, repartidas en más de 21.825 parcelas. Las sabias y expertas manos de los más de 5.550 viticultores de esta zona apostaron por una viticultura tradicional, caracterizada por el emparrado, este singular sistema de conducción condiciona que las labores de poda y vendimia se tengan que realizar a mano.

Los suelos.

El tipo de roca predominante en la Denominación de Origen Rías Baixas, y casi exclusivo, es el granito. Sólo una estrecha banda de rocas metamórficas afecta a la subzona Val do Salnés a su paso por los ayuntamientos de Sanxenxo, Rosal y Tomiño. Además, son bastante frecuentes en las cinco subzonas (Condado do Tea, O Rosal, Ribeira do Ulla, Soutomaior y Val do Salnés) los depósitos cuaternarios que pueden ser aluviales o aluvio-coluviales. También, en la subzona Val do Salnés, concretamente a lo largo del río Umia, y en el fondo de la depresión meridiana que atraviesa la comarca de norte a sur. Se trata de depósitos de gravas, arenas y arcillas (en Sanxenxo, Meaño, Cambados y Ribadumia), y depósitos limo-arcillosos en las marismas de la desembocadura del Umia.

También en las subzonas de Condado do Tea y O Rosal existen abundantes depósitos sedimentarios recientes, entre los que destacan las terrazas de los ríos Louro y Miño. Ambas relacionadas muy estrechamente y de las que se han detectado siete niveles.

Finamente, en la subzona de Ribeira do Ulla, los suelos son funamentalmete derivados de sustratos graníticos. En algunos casos, la roca madre es de carácter esquistoso correspondiéndose a la amplia faja de esquistos que cruza Galicia de norte a sur por su zona central. En las partes más bajas del río existen suelos aluviales constituidos por materiales de depósito arrastrados por la corriente.

Subzonas.

La Denominación de Origen Rías Baixas engloba cinco subzonas: Condado del Tea, O Rosal, Ribera del Ulla, Soutomaior y Val do Salnés, Cuatro de dichas áreas se encuentran enclavadas en la provincia de Pontevedra, mientras que la subzona de Ribera do Ulla está situada en la provincia de A Coruña. Todas ellas apuestan por las variedades autóctonas de cada zona, en especial la albariño que representa más del 96% de la producción. Estas variedades autóctonas son resistentes a la climatología adversa propia de la zona, y confieren una calidad y origen genuinos a estos vinos de marcado carácter atlántico.

Variedades de uva:

  • Variedades preferentes:

    Blancas: Albariño, Loureira blanca o Marqués, Treixadura y Caiño blanco

    Tintas: Caiño tinto, Espadeiro, Loureira tinta y Sousón

  • Variedades autorizadas:

    Blancas: Torrontés y Godello

    Tintas: Mencía, Brancellao y Pedral

La Denominación de Origen “Rias Baixas” ampara los siguientes tipos de vinos:

    • Rías Baixas Albariño: Vino monovarietal elaborado con el 100% de uvas de la variedad Albariño.

    • Rías Baixas Condado de Tea: Elaborado con uvas de las variedades Albariño y Treixadura en 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades admitidas, todas ellas producidas en la subzona del Condado do Tea.

    • Rías Baixas Rosal: Elaborado a partir de uvas de las variedades de Albariño y Loureira en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades admitidas, todas ellas producidas en la subzona de O Rosal.

    • Rías Baixas Val do Salnés: Elaborado a partir de uvas de las variedades de Albariño en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades admitidas, todas ellas producidas en la subzona Val do Salnés.

    • Rías Baixas Ribeira do Ulla: Elaborado a partir de uvas de las variedades de Albariño en un 70% como mínimo, siendo el resto de las demás variedades admitidas, todas ellas producidas en la subzona Ribeira do Ulla.

    • Rías Baixas: Elaborado a partir de las variedades blancas reconocidas, producidas en cualquiera de las subzonas, utilizando al menos un 70% de uvas de las variedades preferentes.

    • Rías Baixas Barrica: Procedente de vinos definidos anteriormente, que en su proceso de elaboración permanece en envases de madera de roble, por un periodo mínimo de tres meses.

    • Rías Baixas Tinto: Elaborado a partir de las variedades tintas reconocidas, producidas en cualquiera de las subzonas, y en las proporciones que se estimen adecuadas.

    • Rías Baixas Espumoso: Elaborado a partir de las variedades reconocidas, producidas en cualquiera de las subzonas, cumpliendo los límites analíticos estipulados en el Reglamento del Consejo Regulador, la normativa nacional y comunitaria referente a los vinos espumosos de calidad y los que se establezcan en el Manual de calidad.

Monterrei

A finales del siglo XX, la emigración, el cierre de la bodega cooperativa y el abandono de las tierras, dada su escasa rentabilidad, casi suponen la desaparición del viñedo en la zona, pero el reconocimiento administrativo de la Denominación de Origen y la aprobación de su reglamentación (por Orden de 25 de noviembre de 1994), así como la apuesta por los vinos de calidad, llevaron al resurgir de la comarca.

Por lo tanto, en los años noventa es el momento en que se da un gran salto cualitativo tanto en la recuperación de las variedades preferentes como en la elaboración del vino. Se siguen manteniendo las plantaciones con sistemas de formación en vaso griego, pero en muchas de las nuevas plantaciones se introduce un nuevo sistema de cultivo que se realiza en espaldera a doble cordón para facilitar el laboreo y la recolección. Esto, junto con la inversión en tecnología y la adopción de nuevas prácticas enológicas supuso un gran impulso al sector vitivinícola en la comarca.

Al preservar un porcentaje elevado de variedades preferentes en la elaboración (todas ellas autóctonas), se obtienen como resultado vinos de características específicas, con carácter y que expresan la tipicidad de la zona.

En la DOP Monterrei ampara 566 hectáreas en dos subzonas:

    1. Subzona Valle de Monterrei
    2. Subzona Ladera de Monterrei.

En la actualidad existen 26 bodegas y 426 viticultores.

Suelos.

En cuanto a los suelos, en la comarca de Monterrei están presentes tres tipos de suelos: Pizarrosos y esquistosos, idóneos durante las épocas de sequía, que proporcionan aromas en los vinos tintos. Graníticos y Arenosos: provenientes de la degradación de las rocas graníticas, presentan pH bajos, adecuados para vinos blancos. Sedimentarios: complejos debido a la mezcla de materiales.

Clima.

En lo que respecta al clima, el territorio de la Denominación de Origen Monterrei pertenece a la cuenca del río Duero, puesto que en él desemboca el río Támega, que cruza la región de la denominación de norte a sur. Tiene un clima mediterráneo templado con tendencia continental, influenciado por el océano atlántico. Sus veranos son calurosos y secos mientras que sus inviernos son fríos. La zona presenta unas considerables oscilaciones térmicas, de hasta 30º durante la época de maduración.

Variedades de uva permitidas:

    • Variedades Blancas:
      • Preferentes: Dona Branca, Godello y Treixadura.
      • Autorizadas: Branca de Monterrei, Caiño Branco, albariño y Loureira.
    • Variedades tintas:
      • Preferentes: Mencía y Merenzao.
      • Autorizadas: Tempranillo, Caíño tinto y Sousón.

Tipología de vinos amparados.

Blanco Monterrei: elaborado con el 60% de uvas de las variedades blancas preferentes y el 40% del resto de variedades blancas.

Tendrán una graduación alcohólica adquirida mínima en volumen de 11%, una acidez volátil máxima de 0.75 gramos por litro, una acidez total mínima de 4,5 gramos por litro de tartárico y un contenido en sulfuroso no superior a 160 miligramos por litro.

Tinto Monterrei: elaborado con el 60% de uvas de las variedades tintas preferentes y el 40% del resto de variedades tintas.

Tendrán una graduación alcohólica adquirida en volumen mínima de 11%, con una acidez volátil máxima de 0.80 gramos por litro, una acidez total mínima de 4,5 gramos por litro de tartárico y un contenido en sulfuroso no superior a 150 miligramos por litro.

Los vinos blancos y tintos de Monterrei, sometidos a un proceso de envejecimiento en barricas de roble, podrán utilizar los términos Barrica, Crianza, Reserva y Gran Reserva, según la legislación vigente.

Estos vinos tendrán una graduación alcohólica adquirida mínima en volumen de 12%, en el caso de los tintos, y de 11,5%, en el caso de los blancos, una acidez volátil máxima de 1 gramo por litro hasta 10% vol. y 0,06 gramos por litro por cada grado de alcohol que exceda de 10% vol., una acidez total mínima de 4,5 gramos por litro de tartárico y un contenido en sulfuroso no superior a 160 miligramos por litro.

Micro parcela con menos de 30 plantas.

Valdeorras

Es la comarca más oriental de la provincia de Ourense. Muy próxima a León.

Clima.

Mediterráneo- Océanico con influencia atlántica, caracterizado por inviernos fríos, veranos cálidos y otoños y primaveras suaves.

Suelos.

La Denominación de Origen Valdeorras presenta una gran diversidad de suelos para la superficie de viñedo inscrita que posee, 1.300 hectáreas. El río Sil atraviesa la comarca de este oeste, originando un valle con marcado carácter asimétrico: laderas con mucha pendiente en su margen izquierdo y más suaves en el derecho, esencialmente, en los municipios de O Barco, A Rúa y Vilamartín. Otros ríos menos caudalosos como el Xares, Bibei, Cigüeño y Casaio; en las tierras de O Bolo, Larouco, Rubiá y Carballeda, no llegan a formar valles, pero proporcionan laderas donde se cultiva el viñedo, pudiendo observarse bancales en pendientes del Bibei y Xares. Estos suelos de exposición sur, siempre han sido considerados de vocación vitícola, al proporcionar menos fertilidad y buen drenaje, lo que garantiza un rendimiento más moderado y con uvas de maduración adecuada.

Variedades de uva:

      • Blancas:

        • Preferentes: Godello, Dona Branca, Loureira, Treixadura, Albariño, Torrontes y Lado.

        • Autorizada: Palomino Fino.

      • Tintas:

        • Preferentes: Mencía, Merenzao, Brancellao, Sousón o Tintilla, , Tempranillo, Caiño Tinto, Espadeiro y Ferrón.

        • Autorizadas: Grao Negro, Garnacha Tintureira y Mouraton.

Tipos de Vinos:

    • Valdeorras Blancos: elaborados a partir de variedades blancas.

      • Valdeorras Godello: 100% elaborado con uva Godello.

      • Valdeorras Castas Nobles: con un mínimo de 85% de variedades preferentes.

      • Valdeorras Blanco: elaborados con las variedades preferentes o autorizadas.

    • Valdeorras Tintos: elaborados con variedades tintas.

  • Valdeorras Mencía: con un 85% mínimo de uva Mencía.
  • Valdeorras Castas Nobles: con un mínimo del 85% de variedades preferentes.
  • Valdeorras tinto: elaborado con las variedades preferentes o autorizadas tintas.
  • Valdeorras Espumoso: vino espumoso obtenido según el método tradicional de segunda fermentación en botella elaborado con un mínimo de 85% de uva Godello.
  • Valdeorras Tostado: vino naturalmente dulce elaborado a partir de variedades tintas o de Godello.
  • Valdeorras Producción Controlada: los distintos vinos tintos acabados de mencionar y el Valdeorras Godello que se elaboren con uva procedente de parcelas con limitación de producción.
  • Valdeorras Crianza: todos los vinos de tipo blanco y tintos de Valdeorras envejecidos en barricas de roble. Podrán ser, según la legislación: barrica, crianza, reserva y gran reserva.

Ribeira Sacra:

Considerada desde 1993 como zona productora de vinos de la tierra y reconocida como denominación de origen en 1996.

La Ribeira Sacra comprende parroquias y lugares de 17 municipios situados a lo largo de las riberas del Miño y del Sil, en el sur de la provincia de Lugo y norte de la de Ourense.Los viñedos se sitúan en un área en forma de S que a su vez se divide en cinco subzonas. Cada una de ellas posee un microclima diferente, pero los suelos suelen ser todos aluviales sobre una base de pizarra. Otra característica común es la elevada acidez, excepto en las pequeñas áreas no vinícolas del Valle del Cabe, debido a los arrastres del río.

Yendo de norte a sur y luego hacia el este, se encuentran la subzona de Chantada; Amandi, en Monforte de Lemos; Ribeiras do Miño, el área más amplia, situada en los alrededores del Miño meridional; Ribeiras do Sil-Ourense al este, y todavía más al este, Quiroga-Bibei.

En Chantada y en las zonas de Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil, los suelos son semejantes a los de origen granítico que dominan en toda Galicia occidental, mientras que en Amandi y el resto de la Ribera do Sil responden a la tipología de la Galicia oriental.

En la actualidad el Consejo Regulador ampara 2.500 hectáreas, de las cuales solo hay 1241 en producción, repartidas en cinco zonas: Amandi, Chantada, Quiroga, Ribeiras do Miño y Ribeira do Sil.

Tiene un censo de 2.438 viticultores. Existen 89 bodegas. Lo escarpado del terreno supone una dificultad añadida que los viticultores solventan con una mayor dedicación al trabajo y con grandes dosis de ingenio.

Clima

El clima de la Ribeira Sacra es más continental que atlántico, con largos y calurosos veranos y otoños templados. Sin embargo, las precipitaciones son elevadas (800 mm) y ayudan a conservar el característico paisaje verde de Galicia.

Las subzonas del Miño disfrutan de unas precipitaciones más altas que las del valle del Sil: 900 mm frente a 700 mm. La primeras poseen unas características intermedias entre la región atlántica de transición y la interior, con una temperatura media de 13,9º C. En cuanto al valle del Sil, la temperatura media es de 13,2º C y participa de las características climáticas de la región interior.

Los vientos llegan a soplar fuerte en la zona, ayudados por la forma de los valles.

Suelo.

En el valle del Miño los suelos son similares a los de origen granítico que dominan en toda la Galicia occidental, de fracciones arenosas y limosas, frescos y permeables.

Los valles del Sil son de tipología oriental, con abundancia de arcillas, aunque el suelo de las terrazas ha mejorado notablemente la calidad de suelo original.

Variedades de uva:

    • BLANCAS PRINCIPALES: Albariña, loureira, treixadura, godello, dona branca y torrontés.

    • TINTAS PRINCIPALES: Mencía, brancellao, caíño, loureira tinta, sousón, merenzao, espadeiro y negreda.

    • BLANCAS COMPLEMENTARIAS: Palomino (Xerez)

    • TINTAS COMPLEMENTARIAS: Garnacha

Tipos de vino

Los tipos de vino amparados por la Denominación de Origen Ribeira Sacra pueden ser Ribeira Sacra y/o Ribeira Sacra Súmmum.

Ribeira Sacra Súmmum.

Éstos últimos son los tintos elaborados, como mínimo, con un 85% de variedades tintas preferentes, siendo la variedad Mencía, al menos, un 60% del total. Y también se atribuye a los blancos, que han de estar elaborados con las variedades blancas preferentes. Sólo podrán hacer referencia a la variedad los vinos Ribeira Sacra Súmmum elaborados con un mínimo del 85% de la variedad que se mencione.

Ribeira Sacra.

Por otra parte, serán Ribeira Sacra los tintos elaborados, como mínimo, con un 70% de variedades tintas preferentes.

Los vinos amparados por la Denominación de Origen Ribeira Sacra pueden hacer mención del término Barrica si cumplen las siguientes condiciones:

a) En el caso de los vinos tintos, deberán permanecer un mínimo de seis meses en barricas de madera.

b) En el caso de los vinos blancos, deberán permanecer un mínimo de tres meses en barricas de madera.

Si un vino es presentado a cualificar como barrica, obligatoriamente deberá hacer mención a este término en su etiquetado.

Cervim y viticultura de montaña
La Denominación de Origen Ribeira Sacra pertenece al CERVIM, organismo internacional que se encarga de poner en valor y difundir la viticultura de montaña o Viticultura Heroica. Un tipo de viticultura con unas características que la hacen especialmente compleja y de la que pueden presumir muy pocas Denominaciones en el mundo, entre ellas Ribeira Sacra.

Estos viñedos han de tener dificultades estructurales permanentes como:

Altitud superior a 500m.

Pendiente del terreno superior al 30%.

Viñedo en bancales o terrazas.

Pequeños viñedos.

Las D.O. asociadas al Cervim tienen en el Certamen Internacional de Vinos de Montaña de Aosta la cita más importante para este tipo de viticultura, tan exclusiva. Los vinos de Ribeira Sacra acostumbran a traerse grandes satisfacciones de esta cita.

TERROARISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *