Vinos y Sonrisas. Solidaridad con vino.

“A bone to the dog is not charity. Charity is the bone shared with the dog, when you are just as hungry as the dog”. “Dar un hueso a un perro no es caridad. Caridad es el hueso compartido con el perro, cuando tu estás tan hambriento como lo está el perro”. Jack London, el gran novelista y cuentista americano. En mi adolescencia era mi escritor favorito, eso nunca se olvida.

Sé que mis fieles seguidores y la mayoría de mis amigos piensan que soy un dicharachero, un diletante ( el que cultiva un arte o una disciplina como un aficionado, no como un profesional, generalmente por no tener talento para ello) con el único objetivo en la vida de beber la mayor cantidad de vinos posibles sin dañar seriamente mi organismo. Solo en parte es verdad, oculto una cara oscura. Desde hace unos años me carcome la certeza de que la sociedad va a peor, de que la desigualdad aumenta, de que el mundo esta gobernado por la avaricia de los egoístas y por la tiranía de los hombres malos. No me consuela pensar que no puedo cambiar las reglas del juego por que son fuerzas contra las que no podemos luchar, no me convence cuando me digo que no es mi problema lo que ocurre porque no me está pasando a mi, no me hace sentir mejor pensar que actúo como la mayoría de mis conciudadanos. Al fin y al cabo, quizá solo puedan aportar soluciones las pequeñas acciones individuales.

Me sentí contento cuando Carlos me escribió para preguntarme si quería colaborar con ellos. De esta forma me enteré de la labor que está realizando la Fundación llersis en Lleida. En 1975 catorce familias leridanas, sensibilizadas por la situación de ciertos colectivos con discapacidades físicas o en riesgo de exclusión social, fundó La Asociación, con el fin de apoyar la Escuela de Esperanza de Lleida. En 2013 se constituyó La Fundación Privada Ilersis con el objetivo de continuar las actividades de La Asociación. Los ámbitos de actuación de la entidad cubren muchas de las necesidades básicas de estos colectivos con necesidades específicas. Dan trabajo y formación a personas con discapacidades físicas, aprovechando el talento de estas personas, que de otra forma estaría desaprovechado, integrándolos a la sociedad. Ponen a disposición de las familias hogares tutelados donde pueden vivir una vida normal, interrelacionándose con otras familias y bajo la tutela del profesionales contratados.

A parte de la aportación de los voluntarios y de las ayudas de ciertos organismos, la viabilidad del proyecto depende de los servicios que sean capaces de aportar a un precio competitivo. La fundación ofrece múltiples servicios: proyectos y mantenimiento de jardines, diseño y mantenimiento de mobiliario urbano, servicio de limpieza, etc. de las cuales yo voy a destacar dos; la fabricación de cajas y productos de madera y la tienda de productos artesanos “Vinos y Sonrisas”.

Shalom taller nace en al año 1975 para dar trabajo a 11 personas que venían de la escuela. El objetivo era trabajar para le futuro de estas personas y para los siguientes alumnos de la empresa. Apostaron por fabricar cajas de madera, invirtiendo en formación y maquinaria. Con el tiempo se han convertido en uno de los líderes del mercado. En Shalom trabajan 250 personas, de las cuales 160 son discapacitados o personas con enfermedades mentales. Fabrican cajas de madera a medida, con alto valor añadido, a petición personal de cada cliente. Acaban de empezar a fabricar juguetes de madera. Merece la pena ver este video sobre el trabajo que hacen.

Vinos y Sonrisas es una tienda online de productos artesanos y de proximidad. Durante todo el año están especializados en la venta de vinos por internet, ampliando su oferta en la época navideña con cestas de regalo con sus productos. Los precios son competitivos y merece la pena echar un vistazo. Cuesta más o menos lo mismo, pero, al no tener ánimo de lucro, los beneficios se destinan a la obra social. Algo podemos hacer, y casi sin esfuerzo.

Antes de escribir este post he entrado en su web. Es sencilla y fácil de usar. Con respecto a los vinos he de decir que me ha sorprendido la oferta, sobre todo de los productos de proximidad. Hay muchos vinos catalanes a muy buen precio, en especial la DO Costers del Segre.

En fin, gracias por hacerme partícipe de vuestro trabajo y por pensar que yo podía resultar de alguna ayuda. A todo aquel que lea este post le agradecería difusión. Por cada cesta, lote de productos o botella de vino vendida algo estamos aportando. Siempre he pensado que el vino combina con todo, sería bueno que la venta de este producto tan pegado a la tierra sirviera para hacer una sociedad más justa. También estaría bien que cualquier actividad solidaria en la que nos incluyan por pertenecer a la comunidad del vino fuera conocida y respaldada por todos nosotros. Quizá el mundo sea mejor por que algunos hombres y mujeres son buenos cuando es necesario serlo. Igual solo tenemos que seguirlos.

 

TERROARISTA