Curso de Sumiller. Servicio de una botella de espumoso, una botella de vino blanco, una botella con tapón de rosca o de corcho sintético.

Servicio de una botella de espumoso.

Material necesario. Descorchador, cubitera con hielo y agua, vajilla para vino espumoso, dos servilletas limpias y dos platitos.

La botella de espumoso debe estar a su temperatura de servicio. Antes des servicio deberá estar en las cavas o cámaras enfriadoras.

La cubitera debe contener agua y hielo en la cantidad adecuada como para cubrir la botella de vino hasta el cuello pero a la vez ha de ser fácil de manejar sin derramar agua durante su transporte y no debe rebasar el agua el borde cuando introduzcamos la botella de espumoso. La situamos a la derecha del anfitrión, a una distancia a la que llegue con facilidad pero sin estorbar los movimientos del cliente ni de el resto del servicio.

Colocar las copas en forma de flauta o tulipán de una forma correcta y cómoda para los clientes. Colocamos los dos platitos a la derecha del comensal. Uno será para la botella y otro para presentar el corcho.

Existen tres formas correctas de presentar y servir una botella de espumoso.

  • Presentar la botella con las manos y abrirla sin apoyarla en ningún sitio, “en el aire”
  • Presentar la botella con las manos y abrirla en la cubitera con hielo y agua.
  • Presentar la botella con las manos abrirla en un gueridón o mesa de apoyo.

Emplazamos la cubitera a la derecha del anfitrión, con la botella de espumoso dentro y con una de las servilletas limpia sobre ella. La sacamos de la cubitera, la secamos con la servilleta, mostramos la etiqueta al anfitrión y reconfirmamos la orden.

Cortar la cubierta por debajo del alambre con la navaja del descorchador. Aunque exista una pestaña para facilitar la labor de quitar el papel que cubre el corcho y el alambre es preferible cortar la cubierta.

Quitar el papel y guardar en el bolsillo.

Colocamos una servilleta sobre el alambre sujetando el corcho con la mano o con el pulgar. El corcho puede salir disparado, es necesario tener control durante todo el proceso de descorche.

El corcho nunca debe apuntar hacia los clientes.

Desatamos el alambre que sujeta al corcho. Por lo general está solamente enrollado y se puede realizar fácilmente con una mano. El alambre no se quita.
Mantener siempre la mano o el dedo gordo sujetando consistentemente el corcho.

Cerrar firmemente la mano con la servilleta sobre el corcho con el alambre y gire la botella, no el corcho, manteniendo una inclinación de 45 grados. Con esta inclinación permitimos que salga el CO2 sin derramar nada de líquido.

Tal como hemos dicho, el descorche se puede hacer en el aire o dentro de la cubitera, pero nunca pegada al cuerpo.

Mantenga la botella con la inclinación de 45 grados, saque el corcho con el menor ruido posible mientras dejamos salir el CO2 inicial.

Retire el alambre del corcho y muestre el corcho al anfitrión en un platito situándolo a su derecha. El alambre se guarda en el bolsillo.

Limpie el cuello de la botella con la servilleta antes de servir. Dos dedos por debajo del cuello para ayudar a servir es correcto.
Agarre la botella con la mano, preferiblemente por la parte de abajo, nunca por el cuello, con estilo y elegancia.

Sitúe la etiqueta hacia el anfitrión y empiece a servir. Sirva un poco, teniendo cuidado con la espuma y usando una servilleta para prevenir caída de gotas.

Esperamos la aprobación del cliente.

Una vez el anfitrión aprueba el vino se sirve de forma normal, siguiendo las manecillas del reloj y sirviendo antes a las mujeres. En una mesa numerosa servimos sin atender al género de los comensales.

Servimos un poco teniendo cuidado de no permitir rebosar la espuma y, en una segunda vez, intentamos llenar la copa hasta 3/4 partes de su capacidad.
Acabamos llenando la copa del anfitrión y, según las preferencias del cliente, colocamos la botella en la cubitera y tapamos con una servilleta o en la mesa sobre un platito.

Solicitamos al cliente permiso para retirar el corcho y el platito no utilizado para la botella si la hemos colocado en la cubitera.

 

Servicio de una botella de vino blanco o rosado.

Material necesario: descorchadores, cubitera con hielo y agua, dos servilletas y dos platitos. Una vez descorchada la botella es servicio se realizara como se explico en “servicio estándar de todo tipo de vinos”.

El vino debe estar a su correcta temperatura en las cavas o cámaras.

La tarea se puede realizar de tres maneras:

  • Abrir la botella en la mano y, una vez servidos todos los comensales, colocarla en la cubitera con su pie a la derecha del anfitrión o en un plato sobre la mesa a la derecha del anfitrión.
  • Abrir la botella en la cubitera y volver a colocarla ahí después del servicio o en un plato sobre la mesa.
  • Abrir la botella sobre un platito, bien en la mesa de los clientes a la derecha del anfitrión o bien en una mesa de apoyo. Después del servicio dejaremos la botella sobre un platito en la mesa o en la cubitera.

Las copas se llenaran hasta la mitad, dependiendo del tipo de copas.

 

Abrir una botella con tapón de rosca.

Presentación de la botella de la forma previamente explicada.

Desenroscar el tapón lo más suavemente posible y guardarla en el bolsillo.

El tapón de rosca no se presenta al cliente.

 

Corcho sintético.

Una botella con corcho sintético se abrira de la misma forma que si tuviera un tapón de corcho natural. El servicio, por lo tanto, será idéntico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *