Viaje por Borgoña lll

Después de pasear por las encantadoras calles de Beaune y de haber tomado unos vinitos (with modetation ) partimos por la carretera D 974 con dirección a Chalon-sur-Saone. Recorremos la Côte de Beaune, que como sabemos forma parte de la Còte D´Or. Esta zona es más conocida por sus vinos blancos y la producción es casi al 100% de uva de la variedad Chardonnay.

Se suceden las viñas a lo largo de la carretera. Seguimos las indicaciones de los carteles “Route Grads Crus”. El primero es Pommard, Volnay… Muy pronto entramos en Meursault, un pueblecito que merece la pena caminar. Puligny-Montrachet, Chassagne-Montrachet, etc. Merece la pena detenerse y entrar en las bodegas. La mayoría son pequeñas y están dentro de las casas. Suelen llevar varias generaciones así que tienen vinos viejísimos. En estos pueblos termina la Côte de Beaune y empieza la Côte Chalonnaise. 

Chalon-sur-Saone es el sitio ideal para hacer un descanso e incluso pasar la noche. No es una ciudad turística ni tiene una gran oferta cultural, pero un paseo por la zona peatonal es muy agradable y la placita de la Catedral está bordeada de bares de vinos por copas.

La siguiente parte del trayecto es un poco más larga y nos lleva hasta Cluny.  El monasterio de Cluny y su enorme influencia  es de vital importancia para entender la historia de Europa y de nuestra pequeña historia.  Desde su creación, el cultivo de la viña y la elaboración de vino de calidad fue una de sus principales actividades. El vino de gran calidad era reservado como regalo de las más altas personalidades políticas y religiosas. El conocimiento de los suelos y de los mejores emplazamientos, la selección de las mejores variedades y la sofisticación en los métodos de elaboración llevan siglos desarrollándose en esta zona. El monasterio ha sido varias veces devastado, pero conserva la torre del reloj y alguna cosa más. En la visita te das cuenta de lo que fue, la más grande (en tamaño ) abadía del mundo cristiano.

Para llegar a Cluny hay que atravesar la parte sur de la Côte Chalonnaise y el Mâconnais. Una parada en Mâcon, capital del departamento, se antoja imprescindible para conocer la ciudad antigua.

Los vinos de esta zona no tienen nombres tan glamurosos como sus vecinos del norte, pero son bastante más baratos y por lo tanto más cerca de nuestras posibilidades. Aun así, siguen siendo pueblos conocidos y en absoluto baratos. Pouilly-Fuisse, Saint Vérand, Vinzelles…

En Cluny muchos hoteles ponen bicicletas a disposición de sus huéspedes. Si no hace malo o llueve mucho, se puede dar una vuelta (creo, a nosotros nos llovió ) por los viñedos cercanos.

Algunos datos:

  1. En la zona departamental de Yonne hay más de 5.000 hectáreas de viña, y allí podemos encontrar viñedo en las siguientes subzonas:
    1. Chablis (casi 4.800 hectáreas de viñedo por lo que es la principal zona donde la vid se ve representada en el Yonne).
    2. Côte d´Auxerre (las zonas de Irancy con unas 160 hectáreas, Saint-Bris con 103 hectáreas, Chitry y Coulanges-La Vineuse principalmente).
    3. Vézelien (con Vézelay como núcleo principal junto a Tharoiseau).
    4. Tonnerrois (Tonnerre y Epineuil sobre todo).

Dentro de la zona del Yonne hay una pequeña región con viñedo al este de Tonnerre que se llama Châtillonais en torno a Chatillon Sur Seine (municipios de Molesmes, Charrey Sur Seine, Massingy, etc).

  1. En el departamento de la Côte d´Or podemos encontrar viñedos en dos subzonas que, de norte a sur, se denominas Côte de Nuits y Côte de Beaune. En total son unas 8.000 hectáreas de las cuales la Côte de Beaune tiene unas 3.600 y la Côte de Nuits unas 1.700. El resto corresponden a unas zonas que se llaman Hautes Côtes y a una pequeña porción de la zona cercana a Dijon que se llama Côte Dijonnais y que puede interpretarse como que está dentro de la Côte de Nuits. La distancia total es de 40 kilómetros de largo por 2 de ancho.
    1. Si fuéramos de norte a sur nos encontraríamos primero la Côte de Nuits con las siguientes comunas o pueblos (ordenados también de norte a sur) con viñedos en ellos: Dijon, Chenôve, Marsannay, Couchey, Fixin, Gevrey-Chambertin, Morey-Saint-Denis, Chambolle-Musigny, Vougeot, Vosne-Romanée, Nuits-Saint Georges, Premeaux-Prissey, Comblanchien y Corgoloin.
    2. Luego vendría la Côte de Beaune, cuyos pueblos vitícolas ordenados de norte a sur son: Pernand-Vergelesses, Ladoix-Serrigny, Aloxe-Corton, Savigny-lès-Beaune, Chorey-lès-Beaune, Beaune, Pommard, Volnay, Monthélie, Saint-Romain, Auxey-Duresses, Meursault, Puligny-Montrachet, St. Aubin, Chassagne-Montrachet, Santenay, Dezize Les Maranges, Sampigny Les Maranges y Cheilly Les Maranges.
  2. La Côte de Chalonnaise (unas 2000 hectáreas de viñedo a lo ñargo de 30 kilómetros de largo por 6-7 de ancho) los siguientes municipios con algo de viñedo ordenados de norte a sur: Chagny, Bouzeron, Rully, Mercurey, St Martin sous Montaigu, Dracy le Fort, Givry, Buxy, Montagny, Jully les Buxy y St. Gengoux  Le National.
  3. Y ya por último toda la zona del Mâconnais con localidades como Vire, Clessé, Soloutré Pouilly, Pouilly, Fuissé, Mâcon, Loché, Vinzelles, St. Vérand. Se extiende a lo largo de 35 kilómetros con 10 kilómetros de ancho y es la frontera sur de la Borgoña.
Terroarista