Un clasificación (pensada) de los vinos. Parte II: vinos de vinificación normal.

Clasificación de los vinos:

Pueden existir diferentes tipos de clasificación según el tipo de criterio utilizado a la hora de elaborarlas.

Los vinos se pueden clasificar utilizando como criterios:

  • la legislación
  • el tipo de vinificación
  • el tiempo de guarda.
  • la cantidad de azúcar residual.

Estas clasificaciones no difieren mucho entre sí, solapándose la mayor parte de los contenidos de unas con otras, pero merece la pena una pequeña reflexión. Con una clasificación lo que intentamos es clarificar las cosas, hacerlo mas fácil de entender. Una clasificación elaborada a partir de la normativa europea no incluirá normas exclusivamente españolas, quedando incompletas para nosotros y por lo tanto con carencias que impiden la comprensión. Una elaborada según el tiempo de guarda solo tendrá sentido en algunos países o denominaciones, no para el resto.

Por lo tanto, para elaborar nuestra calificación vamos a utilizar todos los criterios. Las partes que comparten y son iguales  permanecerán inalterables y las partes añadidas serán explicadas en cada caso particular.

Tipología de vinos:
  1. Vinos con vinificación normal:

Por vinificación normal entendemos una fermentación alcohólica, transformación del azúcar presente en el mosto de uva por parte de unos microorganismos llamados levaduras en alcohol, que ocurre de forma natural y espontánea (aunque en muchos de los casos es ayudada por el hombre). La mayoría de los azúcares son consumidos. En este apartado todos los vinos son secos. Por secos entendemos vinos no dulces ni semi dulces.

Posteriormente algunos, casi exclusivamente los tintos, sufrirán otro proceso químico llamando fermentación maloláctica en la cual, unos microorganísmos, en este caso bacterias, transforman el ácido málico en ácido láctico.

Todos pueden ser sometidos a algún tipo de crianza.

Tintos:

Proceden de uvas tintas. En las uvas tintas la pulpa, (con la excepción de un cierto tipo de uvas llamadas tintoreras, muy escasas) es incolora. Si exprimimos una uva el zumo que nos da es incoloro. Los pigmentos colorantes se encuentran en la piel. Para extraerlos  el mosto en fermentación permanece en contacto con los hollejos (piel de la uva)  y de esa forma consigue el color.

  • Jóvenes:

También llamados vinos del año. Son los vinos embotellados al terminar la fermentación y puestos a la venta el mismo año de la recolección o al siguiente. Recuerden que la vendimia suele ser en septiembre y octubre. El período de venta de los vinos jóvenes será por lo tanto el año siguiente.

  • Con crianza: De una forma mas general por crianzan entendemos todos los procesos a los que se somete un vino para aportarle características que de otra forma no tendría. Un vino blanco que ha permanecido en un deposito de hormigón en contacto con sus levaduras durante un periodo de tiempo decimos que  ha tenido crianza
    • Barrica: pueden denominarse así los vinos que han permanecido una temporada en barrica de roble. Si aparece en la etiqueta la palabra barrica, es obligatorio que aparezca escrito los meses que ha permanecido dentro de la barrica.
    • Crianza: La Ley del vino recoge la definición de crianza como: tintos con un período mínimo de envejecimiento de 24 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros.
    • Reserva: en principio es una crianza mas prolongada, es: vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 36 meses, de los que habrán permanecido al menos 12 en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros, y en botella el resto de dicho período.
    • Gran reserva: Los vinos tintos con un periodo mínimo de 60 meses de envejecimiento de los que al menos 18 serán en madera.
Blancos:

Proceden de uva blanca. Excepcionalmente, debido a que la pulpa es incolora, se pueden elaborar vinos blancos de uva tinta, y se les denomina ” blanc de noirs”: blancos de uva tinta. La fermentación del mosto se hará sin los hollejos. Salvo excepciones, no suelen someterse a la fermentación maloláctica.

  • Jóvenes:

También llamados vinos del año. Son los vinos embotellados al terminar la fermentación y puestos a la venta el mismo año de la recolección o al siguiente. Recuerden que la vendimia suele ser en septiembre y octubre. El período de venta de los vinos jóvenes será por lo tanto el año siguiente.

  • Fermentados en barrica:

Vinos que realizan la fermentación alcohólica en barricas de roble.

    • Con crianza: un período mínimo de envejecimiento de 18 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima.
    • Reserva: un período mínimo de envejecimiento de 18 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima                                                                     
    • Gran reservaLos vinos blancos y rosados con periodo de 48 meses, 6 de ellos en madera.
Rosados:
  • Jóvenes:

También llamados vinos del año. Son los vinos embotellados al terminar la fermentación y puestos a la venta el mismo año de la recolección o al siguiente. Recuerden que la vendimia suele ser en septiembre y octubre. El período de venta de los vinos jóvenes será por lo tanto el año siguiente.

  • Crianza y reserva:

Tanto en los blancos como en los rosados la normativa exige lo mismo. Con la misma tiempo en barrica y en botella pueden optar a los dos calificaciones. Un período mínimo de envejecimiento de 18 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima.

Terroarista