Cata con María José López de Heredia (Viña Tondonia): “Cuando ser clásico es lo moderno”

1º cata de las programadas por El Lagar para celebrar su 25º aniversario.

Los vinos deben hablar por ellos mismos, pero hay que conocer la historia que arrastran para compartir el mismo idioma. La historia de las bodegas López de Heredia empezó hace 136 años. Pocas empresas desarrollan su actividad durante tantos años. Muchas menos en manos de la misma familia.

El fundador, don Rafael, influido en la forma de elaboración y crianza francesa, construyó una bodega subterránea donde poder apilar las barricas. Su objetivo, hacer vino para personas que iban en coche, tuvieran estudios, fueran diplomáticos o pertenecieran a la familia real. Hacer un vino especial no al alcance de todo el mundo. Un vino que pudiera ser considerado el mejor de España y que pudiera venderse en los cinco continentes.

Sus amigos franceses le convencieron de que un gran vino debe ir embotellado y proceder exclusivamente de viñedos propios. Los vinos son el resultado de esta filosofía.

En 136 años pasan todas las cosas. Guerras civiles y mundiales, crisis sistémicas, cambio de políticas, filoxera….todo. alas añadas, sequías terribles, grandes heladas. Experiencia ganada y acumulada siempre a disposición de elaborar el mejor vino posible.

Poseen 170 hectáreas, divididos en 4 parcelas. La más grande es Viña Tondonia, de 100 hectáreas, comprada por don Rafael y plantada con las variedades típicas de la zona entre 1914 y 1918. Las otras tres parcelas son: Viña Zaconia, Viña Bosconia y Viña Cubillo. En total se elaboran unos 800.000 kgs., siempre dependiendo de como sea la añada, destinado exclusivamente a la elaboración de vinos de la propiedad.

La experiencia acumulada de tantos años trabajando sobre el mismo viñedo permite conocer cada parcela, cada viña, saber que uvas hay que probar, hay que catar muchas uvas, para saber cuando están en sazón. Es el estudio detallado del sabor de la uva esconde la futura calidad del vino.

La vendimia es manual en comportas de cedro troncocónicas. Es la única bodega en la denominación que las sigue usando. La experiencia demuestra que son el mejor receptáculo para las uvas.

El roble se utiliza exclusivamente para estabilizar los vinos. Los vinos no se filtran. La madera es siempre madera usada. Al ser menos porosa a la evaporación, y por tanto las mermas, son menores y se evita que la madera se apodere del vino dando esa sensación de “tablón” y de astringencia. La humedad en la bodega subterránea ronda el 100%, lo cual contribuye a reducir las mermas por evaporación. Disponer de tonelería propia les permite reparar las barricas. Si una duela esta estropeada se cambia esa única duela, y esta da el pequeño pero necesario aporte de madera al vino.

Presentación de los vinos:

  • Blancos: La filosofía de estos vinos es conservar su carácter de vinos de parcela. Se mezcla hasta un 15% de vino procedente de otras añadas para mejorar las añadas difíciles. El objetivo no es comercializar un vino igual todos los años, sino un vino con la personalidad de la tierra de la que procede. Son vinos de guarda, elaborados para envejecer aprovechando la cualidad de la uva viura de no oxidarse.
    En la elaboración se macera la piel con las pepitas, solo se utilizan levaduras indígenas y fermenta en tinas de madera sin control de temperatura. Las levaduras han infectado positivamente la bodega y la selección se ha producido de forma natural y sin factor killer. El factor killer es una toxina secretada por ciertas levaduras que es letal para otras cepas de levaduras.
    Se trasiegan bastante, para aportar oxígeno al vino. 3 veces el 1º año y una vez cada 6 meses los siguientes.
    • Viña Gravonia 2003:
      100% viura. 4 años de crianza en barrica de roble americano.
      Esta finca se encuentra a 200 metros de la bodega en linea recta y cercana a la ribera del río Ebro. Fue adquirida igualmente por don Rafael y la edad media del viñedo es de 45 años. La orientación de la plantación es Sur. Tiene 24 hectáreas.
      El nombre de Gravonia viene de la zona francesa de Graves, en Burdeos, por utilizar la misma forma de elaboración. El año 2003 fue muy caluroso. Fue el 1º año en la historia de la bodega que se adelanto la vendimia.
      Muy marcado por los aromas terciarios complejos chocolate, cedro, fruta madura, casi membrillo. Pero conserva un agradable frescor cítrico y una buena acidez. Invita a beber. Vino con caracter.
    • Viña Tondonia 1998:
      Viura con un pequeño porcentaje de malvasía riojana. 6 años de crianza en barrica usada de roble americano. Nariz muy poderosa y expresiva, que va desarrollando nuevos aromas según se oxigena. Aromas a mieles, cara de panal, hiervas aromáticas. Muy floral, quizá su característica mas acusada. Profundo, nítido, una delicia.
      Entrada seca, con cuerpo, con muy buena acidez y un largo posgusto. La fruta convive con los aromas de crianza. El tacto es fantástico. No está totalmente redondo, mejorará en botella, pero creemos que es parte de su carácter. Uno de nuestros favoritos.
  • Tintos: Vinos de una sola añada. Uso de las cuatro variedades tradicionales en Rioja. Tempranillo, garnacha, mezuelo y graciano.
    Todos los vinos tienen, ,más o menos y dependiendo de la añada, la misma composición varietal. 70% tempranillo,20% garnacha y 10% de graciano y mazuelo. Debido a su larga crianza, todos son muy abiertos de color.
    • Viña Cubillo 2005: El más joven de los vinos de la bodega, pensado para consumir con facilidad. En cualquier otra bodega sería un gran reserva.
      Muy fresco en nariz, conserva la fruta y es elegante con aromas terciarios. En boca es elegante, fresco, frutal y floral. Excitante combinación de finura, juventud y crianza. Redondo y equilibrado.
    • Viña Bosconia 2003: Un poco mas cerrado y menos fresco presenta alguna nota vegetal con un fondo de coco y café. El mas Rioja de los vinos de la bodega.
      Entrada potente, buena acidez, un posgusto largo, algo vegetal, con gran presencia de los tostados. Un recuerdo agradable de guindas en licor.
    • Viña Tondonia 2005: Complejo y vinoso. Fruta madura, cereza y ciruela, lavanda. El aroma no decae y se transforma. Recuerdos mas sutiles de  especias, pimienta. Pero es mas un recuerdo, una ensoñación.
      Elegante, conserva una gran acidez , fruta, todavía muy joven y fresco. Largo posgusto de cerezas frescas y flores. Hechuras de vino de calidad .
    • Gran Reserva Viña Tondonia 1981. Vino llamado histórico en la familia. Vinos para una larga guarda. Embotellado directamente de la barrica sin homogeneizar. En este caso, cada botella es un mundo, todas son diferentes. No se comercializa. Un poco cerrado al servirlo hay que esperar. El vino no se cae, sino que se recupera y va desplegando sus aromas. Elegante, chocolate , especias fruta madura. Aromas a piel de naranja, clavo….muy sutil y complejo.
      Entrada elegante, buena acidez, fruta madura. Los tanitos están en su punto, dulces, agradables. Posgusto largo, floral y chocolateado. Un vino redondo, con historia, invita a pensar, a sentir. Una maravilla.

Gracias por este regalo.

Terroarista