Nuestra definición de excelencia​. Salón de los mejores vinos de España de la guía Peñin 2013

Cualquier definición de excelencia llevará implicita la capacidad de medir la calidad de algo.

La RAE lo define como: “Superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo“. Aquí es donde radica el problema. Una superior calidad implica una comparación.

Una definición de excelencia nos empuja a pensar en ella de forma absoluta, no comparativa y con las herramientas necesarias para poder medir esa excelencia. La realidad es una mezcla de ambas, por eso resulta tan difícil de definir.

Refiriéndose a los vinos, como podemos definir excelencia. O dicho de otra forma: ¿qué factores objetivos, medibles y compartidos por todos tienen los vinos que hemos calificado como los que mas nos gustaron y  sirven para que de forma unánime los califiquemos como los mejores de España?.

Sin preguntarlo en cada caso específico, ya que daba por hecho que así sería, si podría asegurar una serie de factores que estos vinos comparten.

Todos ellos:

  • proceden de viñedos viejos o por lo menos no muy jóvenes, bien situados, con un microclima que favorece un determinado tipo de uva que se desarrolla de forma óptima.
  • bajos rendimientos de los viñedos.
  • perfecta madurez.
  • el factor humano que interviene en todas las fases de la realización del vino , viticultura y elaboración, son profesionales con una larga experiencia y una profunda sabiduría del trabajo que desarrolla.
  • viñedos propios.
  • doble o triple selección de la uva.
  • fermentación maloláctica y/o alcohólica en barrica.

Los datos aportados anteriormente son medibles, son necesarios, pero cumpliéndolos no se garantiza la excelencia. Hay otros factores que son susceptibles de interpretación y por lo tanto mucho más sutiles, pero son los que dan la grandeza a un vino.

¿Qué características debe presentar  un vino para pertenecer al exclusivo club de la excelencia?

  • ser rico, delicioso, proporcionar sensaciones placenteras y únicas.
  • ser interesante para motivar al catador a seguir bebiendo.
  • poseer la capacidad de evocar mas que de provocar. Hacernos sentir o recordar , implicar a la memoria y a la imaginación.
  • ser singular, diferente, capaz de transmitir su origen, a las personas  implicadas en su elaboración, el clima, la tierra.

Parte de estas capacidades pueden ser parcialmente apreciadas a través de la cata y de la experiencia del catador. Podríamos decir que tienen una parte objetiva al utilizar todos la misma herramienta y otra subjetiva, ya que cada uno la utiliza a su manera. Aunque hay algo en lo que nadie puede discrepar, y es que la grandeza se aprecia antes de llevarte el vino a la boca, sale de la copa y se te mete por los ojos y por la nariz.

Los vinos seleccionados en el anterior post, los grandes de España, siguen compartiendo más cosas necesarias para pertenecer al club. Brillan y resplandecen cuando les da la luz. Tienen aromas nítidos, puros, que salen de la copa, de fácil percepción, agradables, sublimes, que evocan en nosotros recuerdos y sensaciones.

Entran en la boca con peso, inundando el paladar pero a la vez son ligeros, frescos, fáciles de beber. Tienen el tacto suave pero intenso, definen su origen pero son originales, pertenecen a la tierra de la que vienen pero su destino es estar en lo más alto. Los sabores son intensos pero sutiles, claros pero envueltos en misterio, nos cuentan mucho pero algo se nos escapa, nos invita a seguir bebiendo. El posgusto es largo, nos acompaña mucho tiempo con sabores de especias finas, frutos secos, chocolate. Mientras esto ocurre nuestro cerebro recibe por vía retronasal estímulos de jardines de violetas, frambuesas frescas, moras en licor, vainilla, bombones…Tienen algo que los hace eternos en nuestro recuerdo, que convierten el encuentro con ese vino en la visita a un lugar concreto, con el trabajo de unas personas y con su carácter y sabiduría puestas a su servicio, con el sol y la lluvia de un año.

¿Exagero o me quedo corto?. Evidentemente lo segundo, ya que solo puedo dar mi idea de excelencia, que puedo entender no les convenza, ustedes tendrán la suya.

Terroarista