Norman Foster y Bodegas Portia

Empiezo diciendo que Sir Norman Foster es uno de mis arquitectos predilectos. Sus obras son originales y espectaculares, pero eso per se no es virtud, hay muchos arquitectos que consiguen esto, para mí la mayor virtud de Foster es la funcionalidad de sus edificios, están pensados para el uso que se les va a dar, resultan cómodos para el ususario, y esto ya no es algo que se pueda decir de todos lo arquitectos. En este trabajo vuelve a conseguir un edificio 100 % lógico, 100 % preciso y 100 % adaptado a su uso.

Es un referente mundial, probablemente en el mejor arquitecto de la era global. Tiene obras a lo largo de todo el planeta y considero un gran acierto la elección del  Grupo Faustino para el diseño de las Bodegas Portia.

Se encuentra situada en la provincia de Burgos, en las proximidades de Aranda de Duero, en el municipio burgalés Guzmán de Izán.

El diseño ha sido  merecedor del prestigioso premio RIBA 2011, otorgado por el Royal Institute of British Architecs.

El edificio, de 12.500 m2,  y ha costado 25 millones de euros. Tiene forma de trébol o de estrella de 3 puntas ya que se compone de tres alas que confluyen en una zona central, dónde se concentran los servicios de cara al público, como la tienda, la sala de cata, el auditorio, la sala de reuniones y la cafetería. Cada ala tiene una funcionalidad en el proceso de elaboración del vino: fermentación en acero, crianza en barrica y envejecimiento en botella. Los materiales utilizados son hormigón, acero, madera y vidrio.

 La bodega se encuentra situada en una loma y aprovecha la orografía del terreno adaptándose a él, quedando semienterradas las alas dedicadas a la crianza y envejecimiento, obteniendo así unas condiciones óptimas. La parte dedicada a la fermentación queda por encima del terreno favoreciendo la eliminación del dióxido de carbono. El arquitecto utilizó la especial topografía del terreno para crear un edificio ecológico, con un consumo mínimo de energía y un reducido impacto visual sobre el paisaje. Está diseñado para que todo el tránsito del vino se puede llevar a cabo por gravedad. Los camiones para descarga de la uva tienen un vial de acceso por una cubierta transitable encima del edificio.

Revestido de acero Corten se funde con los marrones de la tierra. La luz filtrada a través de los policarbonatos rojos en las salas de crianza y envejecimiento imprime en las salas un tono tinto. En el centro el laboratorio de control dominando todo el proceso con sus paredes de cristal.

Probablemente no sea un edificio espectacular a primera vista, pero si adentrandonos en sus entrañas, los espectaculares botelleros, el uso de los materiales del vino: madera, vidrio y acero… A mí me ha cautivado de nuevo.

Una vez más este genio de la arquitectura consigue como nadie, conjugar diseño y funcionalidad, esto es lo que hace de él uno de los grandes.

Respecto al vino solo decir que la bodega tiene capacidad para producir anualmente hasta 1 millón de botellas de vino.

Los vinos allí elaborados son:

  • Ebeia Roble
  • Portia Crianza
  • Portia Prima
  • Triennia

Colaboradora 2

Responder a Pago de Ina y Portia » Terroaristas, el Blog del VINO Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *